Crear un nuevo césped en unos sencillos pasos

Creare un nuovo prato in pochi semplici passi
Es posible crear un césped nuevo desde la primavera hasta el otoño. Sin embargo, la intensidad de los cuidados varía mucho en función de la temperatura y el tiempo.
En verano, cuando las temperaturas son altas, los cuidados y el agua son importantes para un crecimiento sano.
Si se siembra demasiado pronto, se corre el riesgo de que la temperatura del suelo descienda por debajo de los 10 grados y la semilla no germine.
La mejor época para la siembra es entre mediados de abril y finales de mayo o en septiembre, cuando la temperatura del suelo es estable y el riesgo de heladas es bajo.
A la hora de elegir la mejor mezcla de semillas para un césped, hay que tener en cuenta muchos factores. El suelo, el tiempo disponible para el mantenimiento y el estrés del césped son algunos de ellos. Las circunstancias externas, como el porcentaje de zonas sombreadas, también pueden desempeñar un papel importante.
Por ejemplo, si recibe poco sol debido a árboles o edificios adyacentes, existen mezclas de semillas especiales para céspedes sombreados. Las zonas muy transitadas requieren variedades de césped robustas para mantenerse verdes y exuberantes durante mucho tiempo.
Ofrecemos una amplia selección de mezclas de semillas especialmente adaptadas a sus necesidades.

¡Es hora de ponerse manos a la obra!

Paso 1: ¡Elimine las malas hierbas!

Antes de crear su nuevo césped, necesita una superficie limpia. Debe eliminar las malas hierbas y asegurarse de que sus raíces no sobreviven. Elimine las malas hierbas a mano (posiblemente con una herramienta especial para eliminarlas) o con un herbicida autorizado. Si utiliza un herbicida químico, asegúrese de que no afecta a las nuevas semillas, ya que de lo contrario impedirá que germinen.


Paso 2: Retire el césped viejo

Retire el césped viejo. Este trabajo es agotador, pero merece la pena. Si desea colocar un césped nuevo sobre un césped viejo infestado de malas hierbas, lo mejor es retirarlo con un aireador de césped.

Paso 3: Arar y nivelar el terreno

Una vez retirado el césped viejo, es hora de arar y nivelar el suelo. Para arar, se recomienda una profundidad de 20-25 cm. Es preferible utilizar un motocultor. Hacerlo todo a mano puede ser una tarea difícil. Después de arar la tierra, déjela reposar de una a dos semanas. Este plazo de dos semanas es esencial para obtener resultados óptimos, ya que dará tiempo a que vuelvan a crecer las malas hierbas que queden en el suelo. Elimínelas a mano y nivele la superficie con un rastrillo o una herramienta de nivelación. También es el momento de tener en cuenta el tipo de suelo. Añadir enmiendas del suelo, como compost bien descompuesto (sin malas hierbas), ayudará a mejorar el drenaje de los suelos arcillosos y la retención de humedad de los suelos arenosos. A continuación, utiliza un rodillo para obtener una superficie plana y uniforme.

Paso 4: Abonar el suelo

Ayuda a tus nuevas semillas a germinar y echar raíces abonando la tierra antes de sembrar. Utilice el abono para césped "Starter" de Lerava, que fortalece las raíces de las plantas y mejora el crecimiento al sembrar el césped. Recomendamos utilizar el abono "Lerava Starter" en combinación con las semillas de césped, aplicándolo dos veces al año a una dosis de 50 g/m² para la regeneración y 70 g/m² para la siembra.

Paso 5: Siembre su nuevo césped

Siembra las semillas de tu nuevo césped. Si tienes un césped pequeño, puedes sembrar las semillas a mano. Para superficies más grandes, utilice un esparcidor.

Paso 6: Compacte las semillas de césped

Para garantizar una germinación óptima, es importante compactar las semillas de césped firmemente sobre la superficie del suelo. Para ello, puede utilizar un rodillo para césped o presionar las semillas con los pies, sobre todo si tiene un césped pequeño. El contacto directo entre las semillas y la superficie del suelo es esencial para evitar que la lluvia o el riego arrastren las semillas.

Paso 7: ¡Riego!

Para garantizar un riego uniforme y la germinación de las semillas, es aconsejable regar ligeramente cuatro veces al día en lugar de regar generosamente una vez al día. De este modo se evita molestar a las semillas y distribuirlas de forma desigual. Se recomienda regar a diario hasta que las semillas germinen, lo que suele tardar unas dos semanas.

Paso 8: Reparar las zonas calvas

A pesar de sus esfuerzos, es posible que durante la siembra algunas semillas se hayan desplazado y que note algunas calvas en su nuevo césped. Es aconsejable esperar dos semanas después de la germinación para comprobar si efectivamente hay calvas. Si es así, puede reparar estas zonas resembrando con semillas nuevas. CONSEJO: Cuando compre semillas de césped, es aconsejable comprar un 10% más de las que realmente necesita. Así podrá volver a sembrar si es necesario.

Paso 9: Cortar el césped

Es aconsejable esperar 21 días después de que germine la hierba antes de empezar a cortar el césped. Durante este periodo, evite pisar las nuevas plantas de césped. Al cortar, es importante no cortar más de un tercio de la longitud de la hoja de hierba, ya que esto podría debilitar la planta. Si desea un césped más corto, espere unos días y corte otro tercio de la longitud. Un corte cada 3-5 días favorece un crecimiento más rápido del césped.

Paso 10: Proteger el césped

Es aconsejable no pisar el césped durante toda la primera temporada para evitar dañar las plantas jóvenes y sensibles. Dale unos meses al césped antes de empezar a usarlo y te recompensará con muchos años de hermoso aspecto verde.

Puede que te interese

Irrigazione per il prato esistente
Loietto perenne: tutto quello che c'è da sapere