Cuidado del césped en primavera, todo lo que necesita saber

Cura del prato in primavera, tutto quello che c'è da sapere

Diferencias entre siembra y resiembra

A finales de febrero o principios de marzo, cuando vuelve el sol y la temperatura del suelo supera los 8 °C, puede empezar a sembrar o resembrar. Es importante tener en cuenta que el momento depende de la ubicación y de las condiciones del suelo de su jardín. Con la resiembra, a diferencia de la resiembra, se parte de un césped existente.

En el caso de la resiembra, no existe césped. Se empieza preparando el suelo, aflojándolo y nivelándolo. Después se siembran las semillas, teniendo en cuenta la cantidad por m2 indicada por el fabricante. Para facilitar la tarea, se puede utilizar un esparcidor de semillas o sembrarlas a mano en forma de damero. Esto también es importante para la fertilización posterior. Para evitar que las semillas y el abono se pierdan por la deriva o la depredación de los pájaros, esparza tierra de césped y rastrille ambos en el suelo hasta una profundidad aproximada de 1-2 cm. Para obtener una superficie nivelada, hay que pasar el rodillo por el césped y luego regarlo.

En el caso de un césped resembrado, el césped ya está presente y el primer paso es cortarlo y luego escarificarlo. En ese momento, se pueden sembrar las semillas de césped. Para que la semilla tenga un buen comienzo, se recomienda abonarla. Lerava Starter es un abono universal especialmente desarrollado que, entre otras cosas, refuerza la resistencia de las plantas y mejora el crecimiento de las raíces. 

 

Siega

La siega controla la vegetación y favorece el crecimiento, dos factores que conducen a la compactación del césped y, por tanto, a un césped más bonito.

Cuando el césped ha alcanzado aproximadamente el doble de la altura de crecimiento de los meses de invierno, se puede realizar el primer corte (normalmente hacia finales de marzo). Cada césped debe acortarse hasta un máximo de 1/3 de su altura actual. Se recomienda una altura de césped de entre 4 y 6 cm, independientemente de la estación del año. Si el corte es demasiado bajo, el césped se seca rápidamente; un corte más frecuente también fortalece el césped.

 

Escarificar

¿Se ha extendido musgo y paja en su jardín durante los meses de invierno o desea mejorar la estructura del suelo de su césped?

Entonces tiene sentido escarificar. La escarificación consiste en raspar el césped. Favorece la aireación del suelo y ayuda a eliminar el crecimiento intermedio no deseado. Lo ideal es escarificar en forma de damero. Esto permite que el aire, el agua y los nutrientes lleguen de nuevo a las raíces del césped. En Agricenter Spitaler encontrará el escarificador adecuado para alquiler y venta.

Rodillo

Si su jardín está situado en zonas muy ventosas, el rodillo puede ayudarle a evitar las derivas.

Fertilización

Las condiciones meteorológicas, el tipo de suelo, la intensidad de uso y el tipo de abono influyen en la fertilización correcta.

Es importante abonar con regularidad, en céspedes secos y por primera vez, idealmente después de escarificar. La fertilización evita el agotamiento del suelo y la consiguiente inhibición del crecimiento de las plantas.

 

La primera fertilización tiene lugar tras la resiembra o siembra en primavera y debe repetirse al menos tres veces al año con productos específicos para cada estación.

En nuestro surtido encontrará abonos especialmente desarrollados para cada estación para evitar posibles daños por un aporte insuficiente de nutrientes.

Riego

En principio, el riego se lleva a cabo de marzo a octubre. Antes de la llegada del invierno, se vacía el sistema de riego. Entonces, el césped no se riega de octubre a febrero.

Independientemente de la estación del año, el césped debe regarse a primera hora de la mañana para que las plantas y el césped se sequen correctamente durante el día y se puedan prevenir las enfermedades fúngicas. Regar 2-3 veces por semana es suficiente en todas las condiciones de suelo y estaciones.

Tras la siembra y la resiembra, el riego debe aumentarse, entre 1 y 3 veces al día, ya que el césped fresco aún no tiene raíces profundas que extraigan agua del suelo. Pasado un tiempo, puede reducirse a 2-3 veces por semana. La hora adecuada para regar el césped es de 2:30 a 9:00 de la mañana. El césped no debe regarse durante las horas más calurosas del día.

La cantidad varía de una estación a otra. En verano, se deben dar hasta 40 L/m². Así se garantiza que llegue suficiente agua al suelo y se almacene. En primavera y otoño, basta con 20 L/m².

Puede que te interese

Risemina del prato
Irrigazione per il prato esistente